Whenever you’re with me make sure it’s still me,
I’ve got to the stage I can’t tell which I’ll be,
The loveable fellow who’ll buy you a drink,
Then when he’s drunk his he’ll change in a wink into…
Hyde, Mister Hyde, Mister Hyde, Mister Hyde, Hyde.

En el capítulo anterior de El Extraño caso del Dr. Mancera y Mr. Hyde vimos que la Ciudad de México (CDMX) son dos ciudades, con un jefe de gobierno que “sufre un trastorno de personalidad múltiple”, que alterna de un personaje a otro dependiendo de las personas que lo rodean. Que cuando se trata de las clases más acomodadas el jefe de gobierno se comporta como el Dr. Mancera e invierte muchísimo en las zonas donde viven estas personas; pero que si se trata de los estratos socioeconómicos más bajos se comporta como Mr. Hyde y “les esconde el dinero”. En este segundo capítulo, veremos cómo el jefe de gobierno también cambia de personalidad entre la población internacional y la local.


1

Por ejemplo: el pasado octubre, el jefe de gobierno se fue de gira de trabajo a Quito, Ecuador, a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat 3, para dialogar con los alcaldes de las principales ciudades del mundo sobre el futuro de la urbanización del planeta. Allá, se presentó como el Dr. Mancera, el del discurso bello. En su primer día, durante la Segunda Asamblea Mundial de Gobiernos Locales y Regionales, frente al secretario general de las Naciones Unidad, Ban Ki-Moon, dijo cosas tan bonitas como que las ciudades están “unidas en una sola tarea: en el derecho a la equidad de género en la defensa de las mujeres, en la tarea de He For She, en la tarea de la equidad en las ciudades, en luchar contra la exclusión; hoy estamos trabajando en Ciudades Seguras también con la agenda de la ONU”.

Allí pidió también “que la Declaratoria de Quito incluya el cuidado por el medio ambiente y trabajar en una agenda transversal que albergue el cuidado de los territorios y el cuidado de los niños y de las personas” y que “necesitamos mucho más unidad y dejar de dispersar tanto los temas.” Es decir, al Dr. Mancera le gustaría “tener ciudades mucho más equitativas”.

Pero el Dr. Mancera es candil de Quito y Mr. Hyde de la CDMX, porque lo que dijo en Quito no tiene nada que ver con lo que quiere hacer en la CDMX. El ideal de ciudad que el Dr. Mancera pintó en la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible no es el mismo que el Proyecto de Programa General de Desarrollo Urbano (PGDU) de Mr. Hyde: el Plan CDMX, que entregó el pasado 22 de noviembre a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para su aprobación. Nuevamente, ambos dirigentes tienen una visión distinta del desarrollo urbano.

De acuerdo al Diagnóstico del propio Plan CDMX, en los últimos 10 años la Ciudad de México ha evidenciado un aumento del Índice de Desarrollo Social y Pobreza (IDSp), al pasar éste de un estrato bajo a uno medio (página 77). Sin embargo, al interior de la ciudad, la CDMX es desigual; por un lado, las delegaciones Benito Juárez (0.9600) y Miguel Hidalgo (0.9300) tienen un grado alto de desarrollo social, mientras que Milpa Alta (0.6400) tiene un desarrollo social muy bajo. Además, Xochimilco fue la única delegación que tuvo un retroceso en su desarrollo social, al disminuir su IDSp a valores incluso menores que los de hace 10 años (0.7000), lo que la convierte en la segunda delegación con menor desarrollo.

Según Hábitat, “las personas son el centro del desarrollo sustentable”. Entonces, ¿qué “Proyecto Estratégico Intersectorial” propuso el jefe de gobierno en el PGDU para que las personas de estas dos delegaciones que están rezagadas no se quedaran atrás? La pregunta es retórica: ya sabemos que ninguno (página 204-208). El responsable del Plan CDMX, no fue a Quito y, por lo tanto, no asistió al evento de la “Implementación Regional de la Nueva Agenda Urbana” donde se discutió cómo implementar los acuerdos de Hábitat. De esta manera, en lugar de tener una CDMX más equitativa, Mr. Hyde está haciendo una CDMX más desigual. Debemos invertir en las zonas más necesitadas o jamás tendremos “una ciudad más incluyente y equitativa” (Principio 2 del Plan CDMX).

Tabla 1. Proyectos Estratégicos Intersectoriales del Programa General de Desarrollo Urbano: Plan CDMX

Proyectos de la CDMX

Proyectos Federales

Desarrollo urbano

Movilidad y transporte

Granadas (MIH) Ampliación L12 del Metro Tren intraurbano México-Toluca
Colonia Doctores (CUAU) Ampliación L5 Metrobús Nuevo Aeropuerto de la CDMX (NAICM)
Tacubaya (MIH) Ampliación L6 Metrobús Eje Metropolitano Siervo de la Nación
Alameda Reforma (CUAU) Corredor Cero Emisiones 4 Línea E Viaducto La Raza-Indios Verdes-Santa Clara
Distritito San Pablo (CUAU) CETRAM Constitución 1917 (IZP) CETRAM Mexipuerto Cuatro Caminos
La Mexicana (CUAJI) CETRAM Indios Verdes

(GAM)

CETRAM Martín Carrera

(GAM)

CETRAM Politécnico

(GAM)

CETRAM Santa Martha

(IZP)

CETRAM Taxqueña

(COY)

Ampliación de ecoParq
Trolebici

Coincide, que estas dos delegaciones son las “menos urbanas” dado que, porcentualmente, tienen una mayor cantidad de Suelo de Conservación, dedicado a la preservación de la naturaleza o a la agricultura. De hecho, como podemos ver en la Tabla 2, ésta parece ser la regla: mientras menos urbana es una delegación, menor es su índice de desarrollo social.1 Esto significaría que, para “tener ciudades más equitativas”, habría que invertir más en aquellas delegaciones dedicadas al Suelo de Conservación porque, además, la ciudad depende de sus servicios ecosistémicos.

En este sentido, el Plan CDMX propone un “Modelo de Ordenamiento Territorial” que considera tanto al Suelo Urbano como al Suelo de Conservación (página 192); un modelo muy acorde con la propuesta del Dr. Mancera en Quito para no “dispersar los temas” y para “cuidar los territorios”, pues se está pensando en la ciudad como algo más allá de lo netamente urbano. Sin embargo, el Modelo se quedó otra vez en el discurso porque no se propone ningún Proyecto Estratégico de “desarrollo urbano” para Xochimilco ni para Milpa Alta. Es más, el Plan CDMX no propone ningún Proyecto Estratégico para el Suelo de Conservación de ninguna otra delegación, a pesar de ser el 59% del territorio de la ciudad. Según le Secretaría del Medio Ambiente, el Suelo de Conservación es “indispensable para la sustentabilidad y servicios ambientales para la Ciudad de México”. De manera que si no invertimos en él, nunca tendremos “una ciudad más sustentable” (Principio 3 del Plan CDMX).

Tabla 2. Relación entre el porcentaje de suelo de conservación de las delegaciones y su Índice de Desarrollo Social y Pobreza

Delegación

% Suelo de Conservación

IDSp

Milpa Alta

100.00

0.6400

Xochimilco

82.32

0.7000

Tláhuac

76.88

0.7400

Iztapalapa

10.08

0.7700

Tlalpan

84.37

0.7800

La Magdalena Contreras

82.28

0.7900

Cuajimalpa

78.11

0.8000

Álvaro Obregón

24.62

0.8200

Gustavo A. Madero

14.26

0.8200

Iztacalco

0.00

0.8600

Venustiano Carranza

0.00

0.8600

Azcapotzalco

0.00

0.8800

Coyoacán

0.00

0.8800

Cuauhtémoc

0.00

0.8900

Miguel Hidalgo

0.00

0.9300

Benito Juárez

0.00

0.9600

CDMX

59.03

0.8111

Fuente: Elaboración propia con datos del Presente y futuro de las áreas verdes y del arbolado de la Ciudad de México (PAOT, 2010) y del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del Distrito Federal (2015).

No obstante, el motivo de esta desigualdad en el desarrollo urbano se puede deber a otro factor: la disponibilidad de agua. Todos los Programas de Desarrollo Urbano tomar en cuenta la Norma de Ordenación General No. 11,2 que establece cuánto se puede construir dependiendo de la infraestructura hidráulica; es decir, de la cantidad de agua potable disponible y de la capacidad del drenaje instalado. Esto significa entonces que donde hay más agua se puede construir más; y, así, el recurso hídrico deja de tener únicamente relevancia ecológica y social, y se convierte en un eje del desarrollo económico, porque es uno de los dos factores que permite a los desarrolladores privados construir.3

Pero, tal y como menciona el Plan CDMX: “la dotación [de agua] es desigual” (página 58). Coincide que las delegaciones que menos aporte de agua tienen para su población son las del oriente, que colindan con el Estado de México. Mientras los habitantes de la Miguel Hidalgo consumen 502 litros al día, en la zona oriente de la CDMX se consumen menos de la mitad: 203 en Venustiano Carranza, 210 en Tláhuac, 219 en Iztacalco, 235 en Iztapalapa y 237 en la Gustavo A. Madero.4 De esta manera, se puede explicar por qué Mr. Hyde no propuso ningún proyecto de “desarrollo urbano” para estas delegaciones: porque no tienen agua para soportarlo. El problema es que, entonces, la Norma 11 es una muy mala jugada porque el gobierno de la CDMX no les provee el agua y, como no tienen agua, se les niega el desarrollo urbano. El Dr. Mancera, que fue a Quito, debería decirle a Mr. Hyde que, de acuerdo a Hábitat, “es deber de todos los Estados promover y proteger todos los derechos humanos, incluyendo el derecho al desarrollo”, e ir más allá del derecho humano al agua, garantizado en el artículo 4º constitucional.

El problema de fondo es que los derechos humanos no son negocio y el desarrollo inmobiliario -disfrazado de desarrollo urbano- sí lo es. Los Proyectos Estratégicos del Plan CDMX, que incluyen la construcción de vivienda mediante Sistema de Actuación por Cooperación (SAC), abarcan únicamente tres de las 16 delegaciones de la CDMX: Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa. En teoría, y conforme al dictamen de factibilidad que exige la Ley de Aguas del Distrito Federal, estos proyectos se desarrollan al poniente de la CDMX porque existe la infraestructura disponible para nuevos proyectos inmobiliarios de desarrollo urbano. Sin embargo, como demostró Alejandro Velázquez, los dictámenes otorgados por el SACMEX o son confidenciales o son otorgados donde no está permitido y esto pone en duda, entonces, la ubicación espacial de los proyectos. Coincide que las delegaciones Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa, conectadas por Paseo de la Reforma, concentran el 57% del PIB5 de la CDMX. Entonces, ¿se desarrolla donde hay agua o donde hay más probabilidades de retorno de inversión para los constructores? Sin agua y sin desarrollo, nunca vamos a tener “una ciudad más próspera y solidaria” (Principio 4 del Plan CDMX).

Tabla 3. Proyectos de “desarrollo urbano” de la CDMX.

NE = No encontrado

 

SAC

Lineamientos para la Constitución y Operación del SAC

Acuerdo por el que se establece el SAC

Proyecto Ejecutivo

Granadas 17/04/2015 NE NO
Doctores 14/10/2015 NE NO
Tacubaya 29/02/2016 13/05/2016 NO
Alameda-Reforma 15/04/2016 31/05/2016 NO
Distrito San Pablo 21/04/2016 31/10/2016 NO
La Mexicana 21/04/2016 NE NO

Pero según el Dr. Mancera, (independientemente del Suelo de Conservación o de la disponibilidad del agua) también se detonará el desarrollo social y urbano de los barrios y colonias que se ubican más allá del primer cuadro de la ciudad. Por eso, firmó el 13 de mayo de 2016 un convenio con la UNESCO, que incluye un observatorio ciudadano; un “diagnóstico urbano” (que no incluyó en la bibliografía del Plan CDMX que entregó el pasado 22 de noviembre a la ALDF para su revisión); y un foro en el que reunió a expertos mexicanos e internacionales para que, desde distintas disciplinas, discutieran los retos actuales de los barrios periféricos marginales.

En Quito, el Dr. Mancera presentó la Memoria del Foro Internacional “La periferia como patrimonio cultural urbano”; y asistió a los encuentros “Actores urbanos del cambio: asegurar la salud y el bienestar de los jóvenes en las ciudades” y “Enfoque de Género. Elemento Fundamental de la Construcción de Ciudades Inclusivas”. Periferia, jóvenes y género; tres grandes temas urbanos que en la CDMX se cruzan en las cientos de mujeres jóvenes que desaparecen en la periferia. En tan sólo un año desaparecieron mil 872 niñas entre 10 y 17 años: el 50% en las seis delegaciones periféricas del oriente, y 440 tan sólo en Iztapalapa (una de cada cuatro desaparecidas). ¿Cuál fue la propuesta de Mr. Hyde para hacer la “Ciudad segura y amiga para mueres y niñas” desde el Plan CDMX? Ninguna; los silbatos que regaló el gobierno de la ciudad no entran dentro del desarrollo urbano. Además, al establecer la denuncia como la única vía posible para su seguridad, deposita en las mujeres la responsabilidad de defenderse; quitando al Estado su responsabilidad. Así, difícilmente la CDMX será “una ciudad más habitable” (Principio 1 del Plan CDMX).

Otra vez, Mr. Hyde hizo de las suyas. Los proyectos del PGDU no están cuidando el medio ambiente, ni los territorios, y mucho menos tienen interés en la equidad de género ni en promover la seguridad ciudadana. Lo que hizo Mr. Hyde fue acordar y decretar proyectos privados de desarrollo urbano (los SAC) antes de su socialización, los incluyó como “Proyectos Estratégicos” de desarrollo urbano en el Proyecto de PGDU (el Plan CDMX) y les puso un disfraz de participación ciudadana con el cual legitimar lo que ya estaba acordado para hacernos creer, eso sí, que tenemos “una ciudad más participativa” (Principio 5 de la CDMX). Tal como cuando le otorgó Avenida Chapultepec a Grupo Invex y a Fernando Romero para que hicieran un centro comercial sobre la calle.

Entonces, ¿qué sucedió con las 2,343 propuestas de los 6,385 participantes? ¿De verdad incluyó nuestras voces en el PGDU que entregó a la ALDF para su aprobación? Al parecer no. Quito no le quitó lo quitaipón al jefe de gobierno y seguimos, como dice la canción de The Who, sin saber quién de los dos se subirá al escenario: si el Dr. Mancera o Mr. Hyde. Mientras tanto, seguiremos siendo dos CDMX y una ciudad desigual.

Francisco Reynoso maestro en estudios urbanos por el Colegio de México y labora actualmente en el Programa Universitario de Medio Ambiente de la UNAM.


1 El índice se compone por las siguientes dimensiones: calidad y espacio de la vivienda; acceso a salud y seguridad social; rezago educativo; bienes durables; adecuación sanitaria y adecuación energética.

2 En 2005, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, en coordinación con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), incorporó en los Programas de Desarrollo Urbano la definición de criterios de densidad en función de la disponibilidad de agua, mediante la Norma de Ordenación General No. 11: “Cálculo del número de viviendas permitidas e intensidad de construcción con aplicación de literales”.

3 El otro factor para construir es (supuestamente) la oferta de transporte de la zona.

4 Balance de Agua. Fuente: Dirección de agua potable y potabilización. Sistema de Aguas de la Ciudad de México. La tabla se puede consultar aquí.

5 Valor agregado censal bruto en el Distrito Federal por Delegación y Subsector de actividad económica. La tabla se puede consultar aquí.