Durante marzo de 2015, el INEGI llevó a cabo la Encuesta Intercensal 2015. Los resultados, así como las bases de datos, fueron puestas en línea en diciembre pasado. En materia de movilidad, esta encuesta recaba información de varios aspectos: el tiempo de los desplazamientos a la escuela y al trabajo; los medios de transporte utilizados y los municipios de origen y destino de esos desplazamientos.

Basic CMYK

El objetivo del INEGI con estas inclusiones, como se establece en su documento de características metodológicas y conceptuales, es el de identificar los lugares (municipios y estados) expulsores y receptores de fuerza de trabajo y de la oferta educativa. De igual manera, con esta información se pretende conocer las necesidades de infraestructura y servicios de las ciudades. Finalmente, los datos también ayudarán a redefinir y actualizar las 59 zonas metropolitanas que hasta ahora han sido reconocidas como tales por la CONAPO y el mismo INEGI.

Sin embargo, antes de pasar a describir los principales resultados habría que hacer algunas precisiones acerca de la información que no es posible recabar con esta encuesta, y que en ningún momento sustituye una encuesta de transporte y movilidad (el cuestionario se puede consultar aquí).

Para conocer los medios de traslado al trabajo o a la escuela, la pregunta que se utilizó fue: “¿Cómo acostumbra ir de aquí (el domicilio del encuestado) a su trabajo/escuela?”. A continuación, se enlistaron seis “familias” de transporte posibles: 1) camión, taxi, combi o colectivo; 2) metro, metrobús o tren ligero; 3) vehículo particular (automóvil, camioneta o motocicleta); 4) transporte laboral/escolar; 5) bicicleta y 6) caminando. De ellos, la persona encuestada sólo podía elegir tres, y en ningún momento se le pide que que señale cuál utiliza primero o cuál al final. Por lo tanto, la encuesta no nos permite saber las jerarquías en el uso de los modos de transporte. Todo lo que podemos saber es el número de medios de transporte que la persona utilizó y las combinaciones de ese número. Por ejemplo, podemos saber que alguien utilizó un transporte de la opción 1, como la combi, que utilizó la bicicleta y que caminó, pero no podemos saber en qué orden lo hizo. Igualmente, si alguien utilizó dos veces la misma familia de transportes, por ejemplo dos combis, la encuesta no nos permite saberlo. Sólo sabremos que utilizó la combi para desplazarse.

Asimismo, el tiempo total es por trayecto y, a menos que la persona haya utilizado sólo un modo de transporte, no podemos saber el tiempo que pasó en cada medio. Dicho esto, pasemos a los principales resultados en la Ciudad de México (Distrito Federal).

Ilustración 1. ¿Cómo acostumbra a ir de aquí (domicilio del encuestado) a su trabajo/escuela?

Ilustracion1

 

Del total de personas encuestadas que se desplazan a la escuela, 42% caminan en algún momento de su trayecto domicilio-escuela, siendo el modo de transporte más mencionado. De este porcentaje, 90% utiliza exclusivamente este modo de transporte. Esta cifra contrasta con aquellos que se desplazan a su trabajo, ya que sólo 18% declaran caminar durante su trayecto domicilio-trabajo.

El segundo medio de transporte más utilizado por aquellos que se desplazan a la escuela es el camión, taxi, combi o colectivo (39%). Por su parte, 47% de las personas que se desplazan a su trabajo utilizan en algún momento del trayecto un camión, taxi, combi o colectivo. De éstas, 65% lo hace exclusivamente por este medio, 31% lo combina con otro transporte y 4% lo combina con 2 modos de transporte más.

Ilustración 2. Distribución de la población de acuerdo a los modos de transporte utilizados y las combinaciones efectuadas en viaje a la escuela

Ilustracion 2

 

 

Por otro lado, de aquellos que declaran desplazarse en automóvil, y que representan 25% de la población que se desplaza a su trabajo, el 90% lo hace exclusivamente en ese medio.

Ilustración 3. Distribución de la población de acuerdo a los modos de transporte utilizados y las combinaciones efectuadas en viaje al trabajo

Ilustracion 3

 

Sin embargo, bien que estos resultados muestran un panorama general de la Ciudad de México, estos porcentajes varían según la delegación, y se empalman a las desigualdades sociales de la ciudad.

Por ejemplo, mientras que el porcentaje de las personas que se desplaza a pie a la escuela es de 21% en Milpa Alta y 18% en Iztapalapa, en la Delegación Miguel Hidalgo es de 8% y 5% en la Benito Juárez.  Por otro lado, las personas que se desplazan en automóvil a la escuela representan el 1% en Milpa Alta y 3% en Iztapalapa, contra el 10% en la Delegación Benito Juárez o el 9% en Cuajimalpa.

El tiempo de los desplazamientos es otro de los factores que muestra la desigualdad en materia de transporte, de ofertas laborales y educativas de la Ciudad de México. Mientras que en las Delegaciones Benito Juárez y Miguel Hidalgo, 50% de la población que se traslada a sus trabajos, lo hace en tiempos menores a 30 minutos, en Iztapalapa este porcentaje es de 34% y en Tláhuac de sólo el 30%. Por otra parte, más del 45% de la población de Iztapalapa invierte una hora o más en sus traslados al trabajo, contra el 7% de la Benito Juárez o el 10% de la Miguel Hidalgo.

Ilustración 4. Porcentaje de población que invierte una hora o más en sus traslados al trabajo

Ilustracion4

 

Es imposible desarrollar en un solo artículo toda la información que se puede obtener gracias a la Encuesta Intercensal 2015. Aún más, si la cruzamos con variables sociodemográficas como el sexo, la edad o la ocupación. De ser analizada correctamente, los datos pueden ayudarnos a obtener una fotografía minuciosa de la movilidad cotidiana de la Zona Metropolitana.

Sin embargo, y como se dijo al principio, esta encuesta no suple a una Encuesta Origen-Destino, pero sí puede ayudar a la planeación de la tan esperada encuesta de transporte del 2016. La pregunta que nadie ha respondido sigue: ¿esta encuesta se aplicará a nivel metropolitano?

Paulina López Gutiérrez es geógrafa. Actualmente se encuentra realizando una investigación acerca de los peatones en la Ciudad de México.