La provisión de banquetas es sólo uno de tantos factores que mejoran la caminabilidad y las condiciones de desplazamiento cotidiano, tanto de peatones como de personas con alguna limitación visual, auditiva, mental y motriz. Mi experiencia como peatón y usuario de la banqueta ha sido placentera en unas zonas y en otras no tanto. Caminar en la calle 16 de Septiembre con su modelo de calle compartida, amplias banquetas y mediana densidad de peatones en el centro histórico de la Ciudad de México no es lo mismo que hacerlo en una calle periférica en la zona de Santa Fe, sin distinción del paso peatonal de la vialidad, ni banquetas. Pensando en esta situación a escala metropolitana, la provisión de banquetas parece disminuir dependiendo la distancia de las calles con respecto al centro histórico, geográfico, laboral o de mayor afluencia en una ciudad; donde los entornos caminables pueden ser más frecuentes o evidentes. Antes que pensar en las razones de esto, debemos primero conocer la presencia de banquetas en México y de ahí la intención de este texto.

Calle de Santa Fe

Santa Fe

Imagen tomada de Google Maps.

En este sentido, es posible realizar una aproximación a las condiciones de caminabilidad en función de las banquetas utilizando el Inventario Nacional de Vivienda (INV) 2010, que registra la provisión de banquetas en las manzanas de 40 ciudades entre otra información. La forma en que INEGI captura la provisión del servicio de banquetas en una manzana es a través de cinco categorizaciones dependiendo de la presencia de este elemento en 1) “Todas las Vialidades” que corresponde a las manzanas con cobertura total en las vialidades contiguas, 2) “Alguna vialidad” que son aquellas manzanas donde se señala la cobertura parcial y finalmente 3) “Ninguna Vialidad” que son las manzanas donde no cuentan con banquetas en ninguna de sus vialidades.1

México cuenta con un total de un millón 129 mil 728 manzanas, de las cuales el 33% cuenta con una cobertura total de banquetas, un 36% cuenta con banquetas de forma parcial (es decir en una vialidad o dos) y un 27% de ellas no cuentan con banquetas.2 Los cinco estados que tienen una mayor proporción de manzanas sin banquetas son Oaxaca con 55%, Guerrero con 53%, Sonora con 45%, Baja California Sur con 42% y Chiapas con 39%. Aquellas entidades con la mayor cobertura de banquetas son Aguascalientes con 63%, Nuevo León con 58%, Colima con 52%, el Distrito Federal con 44% y Jalisco con 24%.

Porcentajes de manzanas y cobertura de banqueta por entidad3

Porcentaje de banqueta

Por su parte, la relación que guarda la densidad urbana y la cobertura de banquetas en las manzanas, arrojó un coeficiente de correlación (no tan) significativo, de 0.258. Hipotéticamente, mayores densidades implicarían una menor dispersión urbana al igual que manzanas y mayor posibilidad de provisión del servicio de banquetas; situación que no es del todo verídica. La Ciudad de México y Jalisco cumplen con mayor medida con el argumento de una alta densidad urbana deriva en una cobertura mayor de banquetas. Por otro lado, Aguascalientes, Colima y Nuevo León son entidades con bajas densidades, pero con alta cobertura de banquetas, aunque también existen un mayor número de entidades con bajas densidades y una baja cobertura de banquetas en manzanas, como sucede con Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Resulta interesante el caso con alta cobertura de banquetas en Nuevo León, pero de igual forma el mayor porcentaje atropellamientos a peatones a nivel nacional en 2014 con 14%.4

Densidad urbana y cobertura por entidad (2010)5

Densidad urbana y cobertura de banquetas por entidad (2010)

Finalmente, el producto cartográfico “Inventario de Banquetas a nivel manzana en México” es el resultado más interesante del INV, ya que se puede observar cómo se comporta espacialmente la presencia de banquetas en las manzanas de 40 ciudades del país. La distribución espacial en la provisión de banquetas es concéntrica; es decir, las partes centrales parecen contener la mayor proporción de manzanas con banquetas y mientras más alejados del centro geográfico, la cobertura se reduce hasta desaparecer en partes periféricas de las 40 ciudades; situación que visualmente comprueba que a mayor distancia del centro menor provisión de banquetas. En la siguiente infografía, de color verde se señala una cobertura total de banquetas en las manzanas, el color amarillo una cobertura parcial y en color rojo la ausencia de banquetas en manzanas.

Inventario de banquetas a nivel manzana de México –infografía

banquetas

Los datos de INEGI son importantes ya que no se cuenta con información similar en México. Sin embargo, es importante reconocer las limitantes de identificar el grado de caminabilidad a través de un análisis a esta escala, ya que es complicado y aún más complejo determinar si un lugar es caminable a partir de la sola presencia de banquetas.

Éstas no garantizan una calidad de desplazamiento o caminabilidad óptima por sí sola; sino que depende de otros atributos como las dimensiones, texturas, presencia de obstáculos, teniendo cada uno la misma importancia. Al respecto, en el artículo “Movilidad cotidiana y accesibilidad: ser peatón en la ciudad de México”,6 de la Dra. Ruth Pérez, se menciona que la presencia de obstáculos y barreras en banquetas impiden la continuidad y fluidez en trayectos a pie. Tan sólo uno de cada cinco encuestados mencionó haber sufrido algún accidente en banqueta; los casos más frecuentes fueron caídas en baches y hoyos (21.5%), caídas en coladeras (21.5%) y tropiezos en banqueta rotas (18.5%).

A futuro y para un mejor análisis, el INEGI podría incluir en su levantamiento las barreras y obstáculos categorizadas por la Dra. Pérez para generar información de mayor calidad y utilidad (como se muestra en el cuadro siguiente). Esta información además de ayudar a determinar qué tan caminables son las ciudades,  permitiría establecer los programas de obra pública para mejorar la caminabilidad en el país.

Obstáculos y barreras que impiden caminar cómodamente 7

3

José Manuel Landin es candidato a maestro en Planeación y Politicas Metropolitanas y realizando una estancia de Investigación sobre movilidad urbana no motorizada en la Universidad de Radboud (Países Bajos).


*Una versión de este post fue publicada inicialmente en el marco del Día del Peatón, con el objetivo de arrojar luz a la provisión de banquetas y obtener un inventario visual de este servicio en México.

Notas:

1 No se utilizaron las cifras de dos categorizaciones correspondientes a “No especificado”  y a “Conjunto Habitacional” porque no se detallan en el apartado metodológico.
2 El porcentaje restante pertenece a las categorías Conjunto Habitacional o No especificado.
3 Fuente: Elaboración propia a partir del Inventario Nacional de Vivienda del INEGI, 2010.
4 Información obtenida de Accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas del INEGI, 2010.
5 Fuente: Elaboración propia a partir del Inventario Nacional de Vivienda del INEGI, 2010.
6 Pérez López, Ruth, “Movilidad cotidiana y accesibilidad: ser peatón en la ciudad de México, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) y embajada de Francia en México, 2014.
7 Fuente: Elaboración propia con datos del estudio Movilidad cotidiana y accesibilidad: ser peatón en la ciudad de México.