julio 4, 2017

El trabajo detrás de las cosas: los albañiles

I

“Uno hubiera querido ser alguien en la vida, pero no nos alcanzó el tiempo” me dice Ángel Miguel Servia el primer día que lo conozco.

Así abrimos la conversación cuando le pregunto cuánto tiempo lleva trabajando de albañil. A sus 47 años, el Oso, como lo apodan, tiene 35 años de experiencia en la construcción. La conversación sucede en la cocina de la casa habitación que construyen, una vivienda unifamiliar privada al sur de la Ciudad de México que, gracias a su trabajo, ya va tomando una forma elegante a pesar de estar en obra negra y aún tener pilas de cemento, cajas con losetas y maderas de cimbra regadas por doquier. Entre carpinteros, plomeros y electricistas que se mueven con prisa, el Oso me cuenta que aunque él es el encargado de una cuadrilla de trabajadores a los que les exige una calidad prístina de acabados, su salario no sube de los 2,500 pesos a la semana.

Leer más

Leer completo