marzo 14, 2017

Presupuesto ni participativo ni transparente

En la Ciudad de México, cada año “discutimos” y votamos el destino del 3% del presupuesto de cada delegación en la Consulta Ciudadana sobre el Presupuesto Participativo (PP), pero no se evalúa continuamente el éxito del mismo. Por ejemplo, para 2015 el 30% de estos recursos no se ejerció y, en promedio por delegación, el 48%1 de los proyectos no se terminaron. La participación ciudadana es mínima, tan sólo llegó al 3.82% de la lista nominal en 2016, y las delegaciones suelen desentenderse del proceso deliberativo y del ejercicio presupuestario. Parecería que a pocos les interesa el seguimiento y correcto ejercicio de más de 800 millones de pesos.

Leer más

Leer completo

La criminalidad es una de las situaciones que más puede afectar la vida cotidiana de las calles en las ciudades. En especial los asaltos a transeúntes, con o sin violencia. Una reducción de éstos es de vital importancia para que los habitantes de cualquier ciudad puedan disfrutar del espacio público en cualquier momento y bajo cualquier condición. Incluso, para fomentar la movilidad urbana sostenible; de otra manera se desincentiva que las personas caminen para cualquier actividad. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2015 el 27% de la población dejó de caminar por temor a ser víctima de algún delito.

Leer más

Leer completo

agosto 3, 2015

El extraño caso del Dr. Mancera y Mr. Hyde

Someone is spending my money for me,

The money I earn I never see,

In all things I do he interferes,

All I know is trouble as soon as he appears.

Mister Hyde, Mister Hyde, Mister Hyde, Mister Hyde, Hyde.

The Who [1]

El Distrito Federal es dos ciudades porque tiene dos Jefes de Gobierno: el Dr. Mancera y Mr. Hyde. El del discurso bello y el de los hechos atroces que lo contradicen. El uno bueno y el otro malo que lo hace quedar fatal. Estos dos mandatarios han hecho de parte de la metrópoli un sinsentido urbano;[2] una masa incongruente que no amalgama. En otras palabras: una ciudad desigual.

Leer más

Leer completo

junio 2, 2015

La miopía de Masaryk

La avenida Presidente Masaryk está llena de errores; para empezar su nombre. El padre, fundador y primer presidente de la república de Checoslovaquia, de quien heredó el nombre esta avenida, adoptó el apellido de su esposa estadounidense para honrarla y para contrarrestar la tradición machista de su cultura que obligaba a las mujeres a adoptar el apellido de su esposo.[1] Así, mientras Charlotte Garrigue se convertía en Charlotte Masaryková por convención social, Tomáš Masaryk se convertía en Tomáš Garrigue por convicción personal. Por lo que “la gran vía cosmopolita” del Distrito Federal debería llamarse Avenida Presidente Garrigue y no Masaryk.

Leer más

Leer completo