En 1906, la colonia Juárez surge como el resultado de un negocio entre amigos. Así se le llamó al triangulo urbano que había sido desarrollado en las décadas anteriores mediante concesiones entre el gobierno porfirista y la élite empresarial de la época. Desde sus orígenes, la Juárez fue un proyecto económico más que urbanístico, el objetivo principal del Estado porfirista había sido expandir los alcances del mercado inmobiliario sobre zonas agrícolas, sustento de indios y campesinos, para permitir el lucro privado y la especulación a acaudalados favoritos del régimen, valorando las inversiones por encima de cualquier consideración social. Así, las grandes obras inmobiliarias del Estado estaban orientadas a facilitar el crecimiento de colonias exclusivas: el embellecimiento de Paseo de la Reforma a cargo del erario público, facilitó las ganancias por el fraccionamiento de la colonia contigua, dinero que habría de quedarse en sólo algunos bolsillos.

Leer más

Leer completo

marzo 14, 2017

Presupuesto ni participativo ni transparente

En la Ciudad de México, cada año “discutimos” y votamos el destino del 3% del presupuesto de cada delegación en la Consulta Ciudadana sobre el Presupuesto Participativo (PP), pero no se evalúa continuamente el éxito del mismo. Por ejemplo, para 2015 el 30% de estos recursos no se ejerció y, en promedio por delegación, el 48%1 de los proyectos no se terminaron. La participación ciudadana es mínima, tan sólo llegó al 3.82% de la lista nominal en 2016, y las delegaciones suelen desentenderse del proceso deliberativo y del ejercicio presupuestario. Parecería que a pocos les interesa el seguimiento y correcto ejercicio de más de 800 millones de pesos.

Leer más

Leer completo

La criminalidad es una de las situaciones que más puede afectar la vida cotidiana de las calles en las ciudades. En especial los asaltos a transeúntes, con o sin violencia. Una reducción de éstos es de vital importancia para que los habitantes de cualquier ciudad puedan disfrutar del espacio público en cualquier momento y bajo cualquier condición. Incluso, para fomentar la movilidad urbana sostenible; de otra manera se desincentiva que las personas caminen para cualquier actividad. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2015 el 27% de la población dejó de caminar por temor a ser víctima de algún delito.

Leer más

Leer completo