febrero 18, 2020

La no movilidad como un derecho

La movilidad como derecho —individual y colectivo— también merece un cuidadoso proceso de reconfiguración. Conviene, por ejemplo, tener en cuenta que las personas per se no viajan solo porque quieren moverse a través de la ciudad. La población urbana se enfrenta más bien a una necesidad de trasladarse.

Leer completo

Vale la pena tener en cuenta que gran parte de la acumulación de la riqueza y las comodidades de las que gozan las clases altas, se sostienen de los empleos precarios y el trabajo que brindan los estratos de niveles medios y populares. No en balde una de las grandes críticas socioeconómicas de nuestros tiempos radica en el hecho de que el mayor nivel de riqueza en el mundo se concentra en el 1 % de la población mundial.

Leer completo

Vemos que las prácticas para imponer puentes vehiculares sobre Xochimilco, son iguales a las del régimen pasado, así como una visión  estrictamente carrocentrista para la movilidad y la necesidad de mantener todo el control en el manejo territorial de la ciudad. Quiero ser optimista y considerando que existen personas de alta capacidad en este gobierno, creo que estamos a tiempo para tomar las medidas necesarias.

Leer completo

Los automovilistas están varados en el tráfico, mientras que todos aquellos que no pueden o no quieren tener un automóvil, cuentan con una movilidad muy deteriorada con trasporte público poco confiable e inseguro, así como banquetas pequeñas. La sociedad sufre. Este canal estable del socioecosistema es el carrocentrismo.

Leer completo

El presupuesto participativo es una excelente herramienta para solventar los problemas que los mismos colonos identifican como prioritarios. Aún más, en el proceso de presentar proyectos y divulgarlos entre la comunidad, conocer a los vecinos y llegar a acuerdos comunes fortalece el tejido social.

Leer completo