Oportunidad

Al menos dos nuevos sistemas de bicicletas públicas llegarán a la Ciudad de México, que, si bien pueden significar un aliciente para la movilidad sustentable en la capital, vendrán acompañados de muchos retos a superar.

El novedoso sistema proviene originalmente de China, donde se reporta ha tenido un éxito abrumador. Para hacer uso de la bicicleta no es necesario tramitar alguna membresía como sucede en el caso de Ecobici. Este sistema no utiliza estaciones donde tomar y dejar las bicicletas, las bicicletas se colocan en cualquiera lugar de la acera, donde por medio de una aplicación de teléfono móvil se desbloquean para su uso. De igual manera, por medio de la aplicación se puede rastrear donde está la bicicleta más cercana, así como los lugares recomendados para estacionarla, lo que le ha ganado a este servicio el apodo de “el Uber de las bicicletas”.

A pesar de haber decenas de compañías con un giro idéntico en el país asiático, las dos compañías con mayor éxito son Ofo y Mobike, ambas llegarán a diferentes ciudades de México este año, informó Reuters.

En entrevista con Héctor Zamarrón, el vicepresidente de Mobike, Chris Martin, presumió que la empresa opera en 215 ciudades con más de 200 millones de usuarios. La delegada de la Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez anunció que Mobike comenzará su funcionamiento en su demarcación, para lo cual se planean colocar dos mil bicicletas en un inicio, aunque la meta es llegar a las 10 mil. Al descargar la aplicación esta te otorga un periodo de prueba gratis de una semana, donde posteriormente se pueden contratar planes de 50 pesos por mes o 300 pesos al año.

De igual forma se anunció que un sistema de bicicletas mexicanas llamado Vbike, comenzaría a operar de la misma manera en la delegación Benito Juárez con otras dos mil unidades y un costo de 20 pesos por viaje.

La última encuesta Origen Destino presentada por INEGI con datos del 2017 resalta que 2.7% de los viajes al trabajo en la Zona Metropolitana del Valle de México se realizan en bicicleta, lo que significarían casi 205 mil viajes diarios en bicicleta tanto pública, como privada. Si bien aumentar el uso de la bicicleta no resolverá todos los problemas de movilidad de la ciudad, el brindar más opciones de traslado a la gente podría disminuir el uso del automóvil.

Bicicletas de la empresa Mobike ya se pueden encontrar por las calles de Polanco


Fotografía del autor.

La gente podría optar por utilizar una bicicleta que se encuentra en la esquina de su casa para ir a la tienda, en lugar de utilizar su auto; de la misma manera, esto podría beneficiar la multimodalidad, la gente que viva cerca de una estación de transporte masivo se podría trasladar a ella en bicicleta, dejarla estacionada afuera, tomar el transporte masivo y al descender volver a tomar una bicicleta y estacionarla cerca de su lugar de destino.

En este sentido, este tipo de empresas son una oportunidad para que la ciudad disminuya su dependencia al automóvil.

Caos

Ecobici en la Ciudad de México no es un negocio estrictamente hablando, el ingreso de las membresías no cubre todos los gastos operativos, se reportó que desde que empezó a operar, el gobierno estableció un subsidio del 70% para los costos de mantenimiento y operación. De acuerdo con datos de la Secretaría de Finanzas, en 2017 se utilizaron recursos del Fondo Ambiental Público para darle mantenimiento a 64 mil 401 bicicletas; la utilidad de las bicicletas públicas se ve reflejada en sus beneficios medio ambientales y sociales como bien redacta Salvador Medina en este artículo.

Algunos especialistas sugieren que negocios como los de Mobike y Ofo tampoco son redituables y son una burbuja económica en espera de explotar.  En 2017 Mobike y Ofo lograron adquirir 2.2 mil millones de dólares de inversores privados a manera de fondos de capital de riesgo, lo que los ayudó a expandir su negocio a Europa, Estados Unidos y ahora a México. Sin embargo, nadie sabe con certeza la rentabilidad del negocio. El año pasado la tercera compañía más grande de bicicletas públicas en china, Bluegogo, quien aseguraba tener 20 millones de usuarios y más de 600 mil bicicletas, se declaró en banca rota y fue adquirida por Didi Chuxing, el “uber” chino que, dicho sea de paso, pronto llegará a México también.

Lo anterior nos lleva al posible escenario en que veamos más bicis en las calles de las que demanda la ciudad. Se ha reportado que en algunas ciudades de China, al tener la posibilidad de utilizar y dejar el vehículo en cualquier lugar, las bicicletas de las diferentes compañías inundaron banquetas, parques y demás espacios públicos sin ningún tipo de regulación. Como resultado, entorpecieron el tránsito de los más vulnerables, los peatones, al apilarse en grandes montañas sobre la acera, cosa que no sucede son los sistemas con anclaje los cuales tienen lugares cuidadosamente asignados.

Bicicletas de Mobike apiladas en una ciudad de China

Fuente: People’s Daily Online.

Al respecto, la delegada de la Miguel Hidalgo comentó que se están buscando espacios para que la gente deje las bicicletas en bici estacionamientos o lugares asignados de la vía pública; “es como dar un permiso para el comercio ambulante”, defendió Xóchitl Gálvez. Pero ¿Estos lugares asignados realmente serán planeados con cuidado y evitarán conflictos en el espacio púbico? ¿Los usuarios respetarán las zonas asignadas? La aplicación móvil recomienda dejar las bicicletas en los lugares señalados, mas no hay ningún impedimento para dejarlas en alguna zona no establecida. Si el servicio se populariza, esto podría generar un caos como que se vive en las ciudades chinas.

Y es que otro problema que surge es ¿Quién debe regular este nuevo negocio? ¿Las delegaciones o el gobierno de la ciudad? ¿El gobierno obtendrá algún ingreso al permitir funcionar estas empresas?

Si bien las delegaciones tienen la capacidad de dar permisos para establecerse en vía pública (“como ambulantes”), la Ley de Movilidad de la Ciudad de México en su artículo 79 faculta a la Secretaría de Movilidad y la de Medio Ambiente a tomar “las medidas necesarias para articular como un componente complementario al Sistema Integrado de Transporte Público, el Sistema de Transporte Individual en Bicicleta Pública y demás servicios de transporte no motorizado, como estacionamientos masivos de bicicletas…” Que este nuevo modelo se integre de manera ordenada a la ciudad dependerá en gran medida de la buena colaboración entre los dos diferentes órdenes de gobierno, de lo contrario veremos no solo bicicletas invadiendo el espacio de los peatones, si no entrando en conflicto con otros actores de la vía pública como ambulantes, franeleros, restaurantes, etc. La Semovi ha anunciado que en los próximos días publicará en la Gaceta Oficial permisos de 15 a 45 días para estos sistemas, mientras tanto, Mobike ya se encuentra en pruebas en la delegación.

Captura de pantalla de la aplicación de Mobike

Al iniciar la aplicación, la empresa de tarjetas de crédito MasterCard es quien da la bienvenida, misma empresa que sin licitación alguna ahora es quien entrega las nuevas tarjetas del metro.

La información es el nuevo petróleo y este caso no es diferente. Para ejemplificar, el gigante asiático del comercio en línea, Alibaba, es un gran accionista de Ofo, especialmente por la información que se puede adquirir a través de este tipo de aplicaciones:  hábitos de viaje de los usuarios, rutas preferidas, lugares en los que se pasa más tiempo o incluso historial crediticio, información extremadamente valiosa para cualquier empresario.

Diversos investigadores y periodistas empiezan a cuestionar qué se hace y con quien se comparte toda la información que recolectan estas empresas, Laura Bliss, escritora de The Atlantic, opina que estas compañías puedan representar un riesgo para la ciberseguridad en Estados Unidos.

Dentro de las políticas de privacidad que se pueden leer en la aplicación, se informa que la información que recaben de ti y tu celular la podrán usar para que “terceros” te provean información sobre bienes o servicios que te podrían interesar. También se puede leer que Mobike puede compartir tu información con vendedores, consultores, compañeros de marketing y otros proveedores de servicios.

Para culminar, la empresa también advierte que la transmisión de información vía internet no es completamente segura. “La información que recolectamos será transferida y guardada en un destino fuera del Espacio Económico Europeo (EEE) como China o Singapur que puede tener un nivel de protección de datos menor que el EEE”. Recordemos que el año pasado Uber aceptó haber tenido una brecha de seguridad que filtró información personal de más de 57 millones de usuarios en todo el mundo. Al respecto, no queda claro cuál es el rol de MasterCard con la empresa Mobike, ni si esta tendrá acceso a la información recabada por la aplicación. 

Por todo lo anterior, sin una debida regulación, la entrada de estas empresas a México podría desatar un caos en materia de espacio público y seguridad de datos personales.

Gerardo Velarde es politólogo por la BUAP, maestro en Planeación y Políticas Metropolitanas por la UAM.