Con las campañas electorales se ha generado el debate sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Este debate se ha basado fundamentalmente en evaluar los problemas económicos que traería su cancelación y la posible corrupción que ha estado involucrada en su construcción. Las posiciones han buscado en el fondo favorecer o denostar a los candidatos sin un análisis de más profundidad. Por ello, los académicos que hemos trabajado sobre el tema desde el proyecto original en el 2002 hasta los análisis que hicimos desde la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) sobre el proyecto del nuevo aeropuerto queremos dar nuestra opinión basada en la sostenibilidad de la ciudad en el largo plazo. Nuestra opinión lleva varios años en la discusión pública, y no busca apoyar a ningún candidato, puesto que consideramos que los efectos de un proyecto de esta envergadura trasciende la discusión política de unas elecciones. Por lo mismo, nuestra posición busca informar a la sociedad de los argumentos que buscan ir más allá de la coyuntura electoral para construir una cuenca verdaderamente sustentable.

Desde su anuncio, los promotores del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México han manifestado que este proyecto es sustentable. Esta aseveración la basan en los materiales de construcción y el diseño arquitectónico que busca reducir la huella energética del edificio al bajar la necesidad de clima artificial. Sin embargo, aún cuando estas características son deseables en cualquier proyecto, están lejos de ser lo más importante en las prácticas del desarrollo sostenible. Si estas medidas tienen algún efecto, se basan en justificar ecológicamente una construcción que generará grandes problemas ambientales. Lo que comúnmente se conoce como “greenwashing” La verdadera sustentabilidad involucra ubicar a los proyectos en un contexto socio-ambiental para sopesar sus beneficios y sus afectaciones locales y regionales. Desafortunadamente, los megaproyectos como este aeropuerto tienden a encubrir los graves impactos a mediano y largo plazo.

El proyecto del Nuevo Aeropuerto fue sometido a una Evaluación de Impacto Ambiental (MIA-15EM2014V0044). Sin embargo, aun cuando las evaluaciones ambientales se han instituido por ley desde hace varias décadas, actualmente este procedimiento es obsoleto, no es un instrumento de evaluación legítimo, pues es un trámite sometido, evaluado y aceptado por el mismo grupo de personas que, además, tienen un fuerte interés por desarrollar el proyecto. Por lo mismo, estas manifestaciones minimizan efectos que pueden generar grandes problemas ambientales. En el caso del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México esto se eleva a dimensiones poco predecibles debido a los graves impactos ambientales y sociales que generará a mediano y largo plazo para el Valle de México donde habitamos más de 20 millones de personas.

En 2015 desde la UCCS evaluamos la Manifestación de Impacto Ambiental y su resolutivo y concluimos que la construcción del aeropuerto traería daños ambientales irreversibles a toda la cuenca. A continuación, se presenta una breve descripción de sólo tres de los problemas que detectamos, cada uno de ellos puede afectar el futuro de los habitantes de todo el Valle.

La construcción del proyecto viola el Plan Regional de Desarrollo Urbano del Valle Cuautitlán–Texcoco, el cual considera al ex vaso de Texcoco como una zona de reserva ecológica en la que se prohíbe cualquier tipo de infraestructura. Esta prohibición surgió a partir de la necesidad de proteger la zona con mayor vulnerabilidad de la cuenca ante eventos hidrometeorológicos. Así, con el aeropuerto y su zona comercial ocupando este espacio, el agua será derivada e inundará los lugares urbanizados aledaños de bajo nivel económico.

El proyecto contempla la construcción de una Aerotrópolis, una zona urbanizable de 375 hectáreas (equivalente a 750 campos de futbol), que ofrecerá “oportunidades de desarrollo para bienes raíces comerciales de clase mundial para atender a los viajeros, dada su ubicación estratégica para desarrollos comerciales, parques empresariales y zonas de libre comercio”. Para este proyecto, la manifestación de impacto ambiental del NAICM no presenta todas las cifras y estimaciones de uso y aprovechamiento de agua que serán necesarias. La Aerotrópolis estará conectada a la Red Municipal de Agua Potable, una red que se encuentra actualmente sobreexplotada. De hecho, toda la cuenca está considerada por la CONAGUA como de alto estrés hídrico.1 Este proyecto fue autorizado por la SEMARNAT sin considerar escenarios hídricos que permitan evaluar la disponibilidad de agua potable para la región y para todo el valle, poniendo así en riesgo de falta de agua a todos los habitantes, en particular a las poblaciones vecinas.

Los problemas señalados arriba son generalmente respondidos con proyectos hidráulicos de gran envergadura que buscan evitar las inundaciones y proveer de agua. De hecho, ésta ha sido la respuesta técnica a los problemas del Valle de México desde hace cerca de 400 años cuando se generó el Tajo de Nochistongo para drenar los lagos de la ciudad. Sin embargo, también ha sido la razón por la cual somos la única ciudad en el mundo que se inunda en época de lluvias y al mismo tiempo está en riesgo de dejar sin agua potable a 20 millones de personas. La Ciudad de México es un territorio lacustre, los proyectos de sostenibilidad deben de buscar trabajar con la naturaleza en lugar de pelear contra ella. Es necesario respetar sus espacios como las zonas bajas y los ríos para reducir la vulnerabilidad a la que estamos expuestos, en particular con el cambio climático.

En cuanto a los efectos sobre la biodiversidad, como medida de compensación ambiental, el proyecto del NAICM sembrará más de 250,000 individuos de una especie de árbol exótico e invasor. El cedro salado (Tamarix sp) es una especie con alto impacto negativo para la biodiversidad nativa. Esta especie altera los regímenes naturales de inundaciones, modifica la dinámica de los ecosistemas, promueve la propagación de incendios, provoca la desecación de los cuerpos de agua y se dispersa de forma incontrolable. Asimismo, la manifestación de impacto ambiental utiliza elementos técnicos deficientes para evaluar el impacto que sufrirán las 250 especies de aves: omite información deliberadamente, no cuenta con un programa adecuado para el manejo de la ornitofauna, y minimiza el riesgo por colisión entre las aves y las aeronaves. Es necesario recordar que los cuerpos de agua remanentes en el Valle de México (queda sólo el 2% de los originales) han sido el refugio de aves migratorias que vienen todos los años del norte del continente. Estas aves cada día ven más diezmadas sus zonas de migración al contar con menos cuerpos de agua. Por lo tanto, es irreal considerar que las aves que habitan originalmente el vaso donde se asentará el aeropuerto simplemente buscarán otro hábitat. Lo más probable es que mueran o causen la muerte de muchas otras aves al pelear por el escaso espacio de humedal.

Las obras asociadas al Nuevo Aeropuerto también son fuente de impacto socioecosistémico. Se está considerando la construcción de al menos 12 proyectos viales, con un total de 190 kilómetros, entre los que se encuentra un segundo piso para el Viaducto Río Piedad y la Autopista Urbana Oriente sobre Xochimilco e Iztapalapa. En una ciudad que ahora busca dar prioridad al peatón y al transporte público, los proyectos viales donde dan prioridad al auto generarán más contaminación del aire, destrucción de áreas verdes y reducción de áreas para la infiltración.

Un proyecto como el NAICM ha sido largamente debatido en las dos últimas décadas, pero existen pocos estudios reales sobre las necesidades y soluciones de transporte aéreo interno. Sería necesario que la discusión se realizara en etapas. Por ejemplo, partir de un análisis robusto que permita evaluar la verdadera necesidad de la construcción de un nuevo aeropuerto en el centro del país, considerando propuestas alternativas para minimizar los costos tanto económicos como ambientales. A la fecha, no existen debates sobre proyectos alternativos al transporte aéreo que demuestren, con datos duros, que la centralización de los vuelos en el Valle de México es la única solución social, económica y ecológica para la comunicación aérea del país.

En una segunda etapa, y sólo si la discusión sugiriera que es inevitable hacer un nuevo aeropuerto, es necesario evaluar proyectos alternativos, como es el caso de Tizayuca, sitio que fue escogido por especialistas de la UNAM como idóneo para construir un aeropuerto alternativo, que busquen la sostentibilidad y no sólo reducción de la huella ecológica en el proyecto arquitectónico, también de los impactos regionales, incluyendo proyectos adjuntos como la Aerotrópolis y las vías de comunicación.

Desafortunadamente, consideramos que se están repitiendo los mismos errores de los últimos siglos en gestión de agua y tierras, donde el estado está dando prioridad a la inversión económica antes que al bienestar de los habitantes y los efectos ecológicos en una región de por sí altamente vulnerable. Los costos ambientales ocasionados por decisiones poco fundamentadas y debatidas los pagaremos todos, en el corto, mediano y largo plazo. Tomando en consideración los pronósticos de los efectos del cambio climático, la falta de espacio y los efectos ecológicos negativos nos dicen que nos queda poco margen de error.

 

Fernando Córdova
Posdoc. Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

Luis Zambrano
Instituto de Biología, UNAM.

Helena Cotler
Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial AC.

Omar Arellano
Facultad de Ciencias, UNAM.


1 CONAGUA, 2013. Estadísticas del Agua de la Región Hidrológico-Administrativa XIII. Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México.