Con la reciente publicación de la Encuesta Origen-Destino 2017 (EOD), es posible analizar cuáles son los patrones de movilidad urbana en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).1 De acuerdo con dicha encuesta, en un día entre semana se realizan 34.5 millones de viajes, de los cuales 22% son desplazamientos por motivos laborales, esto equivale a siete millones de traslados.

La movilidad por motivos de trabajo es el primer motivo para desplazarse en la ZMVM y una de sus características principales es que los viajes se realizan en horas similares, lo que provoca saturación en el sistema de transporte público, fuertes congestionamientos viales y una mayor duración en los tiempos de traslado.

La movilidad de trabajadores se relaciona con la distribución de los empleos en la ciudad, en este texto se identifican los principales destinos de trabajo en la ZMVM para entender si los empleos se encuentran dispersos en la ciudad o concentrados en ciertos lugares. También se identifican la dirección y volumen de los flujos de trabajadores para entender cuál es el patrón que siguen los desplazamientos. De tal forma que se puedan plantear soluciones informadas a esta problemática.

Principales centros de empleo

Al jerarquizar los distritos de destino con base en el número de trabajadores que llegan a laborar, se identifican los diez principales destinos de trabajo en la zona metropolitana, de estos, nueve se encuentran dentro de la CDMX y uno en los municipios del Estado de México. Los círculos en el mapa representan el volumen de trabajadores recibidos en cada uno de los diez distritos (ver Mapa 1).

Mapa 1: 10 principales destinos de trabajo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM)

En el área central de la CDMX comparten vecindad los primeros cuatro distritos: 1) Chapultepec-Polanco, 2) Centro Histórico, 3) Buenavista-Reforma y 4) Condesa. A estos distritos llegan cerca de 891 mil trabajadores procedentes únicamente de la ZMCM (faltaría contabilizar los trabajadores procedentes de otras ciudades). Estos distritos se caracterizan por tener una mayor actividad en el sector de servicios y comercio; también por aglomerar los trabajos con mayor remuneración y por solicitar trabajadores con nivel de escolaridad profesional.

Los siguientes tres destinos también tienen continuidad geográfica y se encuentran al sur de la ciudad: 5) Del Valle, 6) Viveros y 7) Ciudad Universitaria. A esta zona arriban en total 355 mil trabajadores. Al igual que el grupo anterior estos distritos también se caracterizan por tener una mayor actividad económica en el sector de servicios y de comercio.

En el norte hay dos destinos importantes, pero a diferencia del grupo anterior, con una actividad económica relacionada con la industria en 8) Zona Industrial Vallejo y en 9) Zona Industrial de Tlalnepantla, ambas zonas con 182 mil trabajadores que llegan de otros distritos.

La disposición de los 10 principales destinos de empleo en la zona metropolitana muestra una hegemonía del centro en la localización de los trabajos. Si bien en esta zona hay una presencia importante de trabajos ligados al sector de servicios, también existen las actividades de comercio al por menor. Esto significa que en la zona central hay trabajadores con distintos perfiles laborales y diferentes capacidades para desplazarse hacia sus lugares de trabajo.

El flujo de los trabajadores en la zona metropolitana

Para analizar el patrón de movilidad de los trabajadores en la zona metropolitana hacia los 10 principales destinos de trabajo los desplazamientos se agrupan en cinco rangos de acuerdo con el volumen de viajes que se realizan los trabajadores entre los distritos como se muestra en los siguientes mapas.

Mapa 2: Movilidad de trabajadores hacia los diez principales centros de trabajo en la ZMVM

En el Flujo I (azul) se agrupan las líneas con mayor volumen de trabajadores, representan la movilidad de 4,484 a 8,575 personas. Estos flujos masivos se caracterizan por tener una distancia de recorrido de menos de 10 kilómetros en promedio desde el lugar de origen. Comparado con el resto de los flujos en la zona metropolitana se puede decir que conforme el flujo de trabajadores es de mayor volumen la distancia entre origen y destino disminuye.

El tipo de transporte utilizado en estos flujos masivos depende del lugar de origen de los trabajadores.  Por ejemplo, de los 8,575 trabajadores que se desplazan desde Tlatelolco al Centro tan sólo 1% se desplaza en automóvil, en cambio de los 7,525 que se desplazan desde del distrito de la Condesa hacia el distrito de Chapultepec-Polanco 40% lo hace en automóvil. En ambos casos la distancia de recorrido ronda los 4 kilómetros.

En cuanto a los desplazamientos del siguiente grupo, Flujo II, cada una de las líneas representan el movimiento de 2,456 a 4,883 trabajadores. En este grupo se observa que las distancias recorridas se incrementan con respecto al grupo anterior. La distancia más grande recorrida es de 30 kilómetros y pertenece al grupo de trabajadores que se trasladan desde Héroes de Tecámac hasta la zona de Chapultepec-Polanco. De estos, sólo 13% realizaría este recorrido en auto.

Mapa 3: Flujos de trabajadores de 2,456 a 4,483 personas

Fuente: Elaboración propia con base en la EOD 2017.

En esta categoría de flujos se observa una mayor interacción entre los municipios del Estado de México y las delegaciones de la Ciudad de México con mayor dinámica en la zona norponiente, con llegada de trabajadores desde Tecamachalco, Interlomas, Atizapán o Satélite.

En el siguiente mapa se incluyen las capas de los 3 flujos de trabajadores restantes (III, IV, V). Se aprecia que desde todos los distritos de la zona metropolitana se desplazan trabajadores hacia los 10 principales centros de trabajo. Este patrón de movilidad periferia-centro es evidencia de un desbalance en la distribución de empleos y trabajadores. Hay trabajadores que realizarían desplazamientos de hasta 50 kilómetros desde la periferia hacia el centro, por ejemplo, desde el municipio de Tizayuca en Hidalgo hasta el distrito de Chapultepec-Polanco.

Mapa 4: Flujos de trabajadores menores a 2,455 personas

Con respecto al desplazamiento de trabajadores desde grandes distancias hay hipótesis que consideran que en el patrón de movilidad existe un proceso inequitativo en la distribución de recursos, es decir, la población con menores ingresos tiene opciones de localización limitadas. Los trabajadores pueden vivir en las mismas zonas donde se concentran los empleos, pero pagando más por su vivienda, o bien, vivir en la periferia con menores costos en servicios, pero con una alta probabilidad de realizar un desplazamiento de mayor distancia y tiempo. Incluso una distancia lejana de las ofertas laborales puede ser motivo para descartar al postulante, ya que, muchos trabajos especifican en sus requisitos que los trabajadores vivan en la misma zona donde se localiza el trabajo.

Propuestas para mejorar movilidad de trabajadores

La Zona Metropolitana del Valle de México tiene una concentración de trabajos en el área central que se extiende al sur hasta llegar a la zona de ciudad universitaria, esto genera que algunos trabajadores realicen desplazamientos de hasta 50 kilómetros para llegar a sus empleos. Recorrer mayores distancias se traduce en una serie de externalidades como grandes tiempos de traslado, gastos en combustible y emisión de gases contaminantes, entre otros efectos. Para reducir el impacto negativo de estos problemas, se podrían implementar al menos tres tipos de estrategias dirigidos a movilidad, a la cultura laboral y a la estructura urbana de empleos y vivienda.

En cuanto a movilidad, se podrían aplicar esquemas de transporte empresarial para que los trabajadores puedan ser transportados en una unidad liberando presión al transporte público, así como al tránsito vehicular. Actualmente sólo 0.25% de los trabajadores que realizan un desplazamiento de trabajo lo hacen en un transporte empresarial.

Además de la implementación del transporte empresarial sin duda el transporte público necesita una reestructuración para mejorar la movilidad de trabajadores y la población en general. En este sentido es necesario analizar la distribución de los Centros de Transferencia Modal (CETRAM) y de los derroteros que vinculan las zonas que concentran los empleos con las zonas dormitorio donde habitan los trabajadores.

En la ciudad existen rutas que realizan recorridos intrincados para conectar zonas habitacionales con los centros de transferencia, estos trayectos decididos por las empresas dueñas de la concesión, están diseñados con el supuesto de elevar al máximo las ganancias económicas por el transporte de personas y no por la viabilidad urbana de la ruta.

Otra opción son los incentivos para usar transportes alternativos para aquellos que no tengan que realizar un desplazamiento de muchos kilómetros. Algunas empresas en Europa han fomentado el uso de la bicicleta en el recorrido hacia el lugar de trabajo por medio de un pago extra por cada kilómetro recorrido. Además de contribuir a la mejora de la movilidad urbana la empresa se puede beneficiar por bonificaciones fiscales ofrecidas por el gobierno. Esta estrategia sería muy útil en las zonas centrales de la ciudad.

En cuanto a las soluciones enfocadas a la cultura laboral se pueden implementar los horarios escalonados o el home office. Con el sistema de horarios escalonados se pueden fijar distintos horarios de entrada y salida de los trabajadores para disminuir la sobrecarga vial en horas pico y los tiempos de traslado sobre todo de aquellos que realizan grandes recorridos. Hace un tiempo el empresario Carlos Slim propuso la implementación de la semana corta de trabajo, es decir, dividir en una empresa a los trabajadores para que un grupo trabaje tres días a la semana mientras que el otro grupo trabaje los otros tres días. No es nada descabellado.

El home office o el Trabajo remoto es otra medida para disminuir la movilidad masiva de trabajadores. Sin duda hay trabajos que requieren la presencia de la persona para ser realizados, sin embargo, hay otro tipo de trabajos que pueden ser realizados desde una computadora en casa. Este esquema implica un cambio de mentalidad en la cultura laboral en la cual debe prevalecer la confianza y la entrega de resultados con base en objetivos fijados entre los jefes y los trabajadores.

Por último, la dispersión de los puestos de trabajo es la medida más difícil de visualizar, porque implica el cambio de forma urbana que la ciudad ha desarrollado por cientos de años: centro-periferia. Sin embargo, con los incentivos correctos y la infraestructura adecuada las empresas pueden buscar la localización en zonas de la ciudad alejadas del área central. 

No existe una sola medida capaz de disminuir los efectos negativos de la movilidad masiva de trabajadores, sin embargo, una buena estrategia tendrá un impacto positivo en la movilidad urbana de toda la zona metropolitana y en la vida de las personas. ¿Qué clase de vida es posible con una jornada laboral de ocho horas sumadas a cuatro horas de camino entre el hogar y el trabajo?

 

Josué Baruch González Sanginés es licenciado en Geografía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Maestro en Población y Desarrollo por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).


1 Se emplea el nombre oficial de Zona Metropolitana del Valle de México, sin embargo, se aclara que en términos geográficos la zona metropolitana rebasa los límites del Valle de México y se extiende hasta los Valles de Cuautitlán y Tizayuca. Estos tres valles junto con el Valle de Apan integran la Cuenca de México.