“Cada vez que pienso
que he pintado algo ligeramente original,
descubro que Blek le Rat lo ha hecho también,
sólo que 20 años antes”.
—Banksy

Imágenes, ilustraciones, grafos o representaciones de diferentes colores, tamaños, tipos de letras y de motivos son fácilmente visibles en los muros y paredes de las ciudades alrededor del mundo. Se han convertido en un elemento más del paisaje urbano con sus héroes y leyendas, con sus detractores y seguidores; legalizado en algunos lugares y criminalizado en otros, puede aparecer en barrios pobres y ricos por igual. Se le conoce genéricamente como grafiti, una expresión ubicua de las urbes del mundo.

Ilustración: David Peón

La versión popular de la historia del grafiti sitúa su origen al final de la década de los años sesenta en la ciudad de Filadelfia, o bien, o a principios de esta misma década en Nueva York, Estados Unidos. Ya sea como una invención individual de un artista (escribiendo su nombre en las paredes de la ciudad) o como manifestación de grupos grafiteando los interiores y exteriores de los vagones del metro, se le define como un invento norteamericano ligado al surgimiento del hip-hop, uno de sus tres elementos básicos (junto con el rap y el break dance).1 No obstante, esta versión orgullo de la cultura del hip-hop, suele omitir que el grafiti pudo haberse visto influenciado en sus orígenes por otras manifestaciones socioculturales, políticas y técnicas presentes en las ciudades de EUA y el mundo. Por el contrario, se presenta hoy con cierta visión triunfalista de la cultura norteamericana y del mismo hip-hop, al encontrársele fácilmente en diversas partes del orbe, cuando hay evidencia que sugiere que no necesariamente fue así.

Vagón del metro de Nueva York [1979]

Fuente: JJ & Special K.

Como bien menciona el afamado grafitero francés Blek le Rat,2 la pintura en las paredes existe desde tiempos prehistóricos. Incluso hay ejemplos de su existencia en culturas antiguas de Egipto y Roma, hasta inscripciones dejadas por tropas napoleónicas en ruinas griegas y egipcias en el siglo XIX.3 Por ello, centrar toda la explicación del surgimiento del grafiti sólo en un individuo es negar su contexto histórico, todo lo pre-existente o las influencias de diferentes expresiones artísticas y sus motivaciones sucedidas en el pasado, aunque no por ello habría que dejar de reconocer sus contribuciones a esta expresión. Por ejemplo, a finales de la década de 1960 se dio una explosión de protestas a lo largo del mundo, desde el movimiento pro-derechos civiles en EUA, hasta las protestas estudiantiles sucedidas en diversos países en 1968. En estos movimientos sociales era común la pinta de paredes con diferentes mensajes y consignas,4 incluso con participación de artistas, como los realizados por la Internacional Situacionista en París, durante el mayo francés de 1968. Esto ya habla de una apropiación del espacio público con técnicas que posteriormente usaría el grafiti de los años setenta.

Grafiti del mayo de 1968, París, Francia [Bajo el pavimento, la playa]

Fuente: Inventin.

De especial atención deben ser los diferentes movimientos por los derechos civiles en EUA que desplegaron variedades de formas de protesta. Por ejemplo, “El Movimiento” Chicano (1960 – 1970) solía hacer murales en sus espacios comunitarios y espacios públicos, con fuerte carga política y de reivindicación de la historia de México para la construcción de su identidad – con una fuerte influencia del muralismo mexicano. Mientras que en Chicago, en 1967, se creó el famoso “El muro del respeto” por la Organization of Black American Culture,5 como parte de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos.

Mural Metaphysics (Peace) Chicago, EUA – [Mario Castillo, 1968]

Fuente: Herrera, Olga.(2008). Toward the Preservation of a Heritage: Latin America Latino Art in the Midwest United States. Institute for Latino Studies: University of Notre Dame.

En este contexto, en Filadelfia, se dio la famosa revuelta de 1964 por tensiones raciales.6 Estos antecedentes políticos y sociales son escasamente mencionados a lo largo de las versiones populares del surgimiento del grafiti. Sin embargo, podría ser muy razonable que su origen en Filadelfia este influenciado por ellos. No por nada, explica Cornbread (Darryl McCray), a quien se le considera el primer grafitero moderno, que su seudónimo y pintas se originaron a manera de protesta por la comida que le servían en la correccional7 mientras estuvo recluido entre 1965-1967. ¿Coincidencia?

De igual forma, antes que el hip-hop se popularizara en el mundo, en otras latitudes y bajo otras tendencias de la cultura pop o situaciones políticas ya se presentaban grafitis, o manifestaciones similares, sin que se les reconociera como tales. Ejemplos de ello es el grafiti de la década de los setenta en el Reino Unido, realizado por el movimiento punk8 o los rayados realizados a favor de Salvador Allende en Chile o bien contra la dictadura que surgió posteriormente.9 Por igual, era común encontrar grandes murales y pintas tanto en el muro de Berlín10 como en Belfast,11 ambas ciudades en medio de conflictos, sin que se considerase que fueran algún tipo de grafiti. Incluso, en lo que respecta a México hay manifestaciones culturales urbanas no ligadas al hip-hop que lo utilizaron aún antes de que éste se popularizara en el país. Por ejemplo, los llamados “chavos banda” en la década de 1980 en la Ciudad de México, que tenían mucha relación con expresiones culturales locales como la cumbia y el rock urbano, ya habían adoptado el uso de grafitis como parte de su repertorio de expresiones.12

Tú ni siquiera mereces un grafiti, Santiago de Chile [década de los ochenta]

Fuente: Munsell, Liz. (2009). “(Sub) culturas visuales e intervención urbana. Santiago de Chile 1983-1989. Tesis para obtener el grado de maestría”: Universidad de Chile.

Una posible explicación del porqué se ha mistificado de alguna forma el origen del grafiti son las condiciones técnicas y políticas que facilitaron su difusión a nivel mundial. Por una parte, la invención de la lata de pintura en espray se desarrolla en la década de 1940 en EUA y su producción masiva al público, que ocurre en 1970,13 década que coincide con la aparición del grafiti en EUA. A esta invención se le considera la herramienta por excelencia para la producción del grafiti, y una vez que se da su producción mundial en masa, se establece como el vehículo que permite hacer un grafiti por igual en cualquier parte del mundo. Dado que se liga a la producción del grafiti con el uso de la lata de pintura en spray, es probable que a otro tipo de pintas en muros y paredes realizadas con otros medios de producción se les haya marginado (incluso como parte de la explicación histórica del origen del grafiti).

Por otra parte, la masificación el grafiti coincide con la caída del muro de Berlín y la mundialización de la cultura pop de EUA, como país victorioso de la guerra fría. Es en la década de 1980 que el pop norteamericano toma por asalto la mayor parte del mundo con un aliado poderoso para su difusión: los videos musicales, la televisión a color y la videocasetera. Con estas innovaciones de la comunicación se impuso de forma espontánea una historia del origen del grafiti, a través de la cultura popular del hip-hop, que lo sitúa como una victoria cultural estadounidense, marginalizando por igual a otras formas de expresión que no pudieron o podían masificarse de la misma forma.

Si bien existen elementos suficientes para cuestionar la versión de la historia popular del surgimiento del grafiti, esto no implica que se le deba demeritar en su vertiente ligada al hip-hop —y tal vez la gran diferencia con muchos antecedentes es su escaso envolvimiento político. Sólo se debe de reconocer otra parte de la historia: que la riqueza de las interrelaciones humanas que se genera en las ciudades, por motivos socioculturales o políticos, así como los avances técnicos, han generado un medio de expresión popular, uno que no es patrimonio de ningún movimiento estético, artístico o político, que no necesita validación formal alguna; una expresión que en los muros y paredes de las ciudades del mundo queda plasmada día a día.

 

Salvador Medina
Economista con maestría en urbanismo.

*Se agradecen los comentarios de Abigail Dávalos y de Georgina Cebey. Cualquier error u omisión es responsabilidad del autor


1 Véase los documentales Styles Wars (1983) o Boomb It! (2007); o Cia, Deal. “History of Graffity Pt. 1”.

2 Entrevista en documental Boom it! (2007).

3 The Guardian. (4/3/2014). Graffitists who leave their mark on history may have had their time.

4 Graffiti de Mai 68 / Les Inventeurs d´Incroyances.

5 The Guardian. (8/12/2104). Chicago’s Wall of Respect: how a mural elicited a sense of collective ownership.

6 Bunch, Will, “’Gathering storm’: The Philly riots of ’64”.

7 Entrevista en documental Boom it! (2007).

8 Book of London’s graffiti in the 1970s harks back to a time when spray-painting wasn’t just about mindless ‘tagging’.

9 Davalos, Abigail. (2016). “Tú ni siquiera mereces ni un grafiti: el rayado en la dictadura chilena”. La Brújula, Nexos.

10 Arms, Simon. "The Heritage Of Berlin Street Art And Graffiti Scene”.

11 Freelance, Lucy, “Belfast’s Murals: The Politics and the Passion”.

12 Collin, Laura. (1992). Chavos banda: transgresiones o conformismo. Estudios sobre las culturas contemporáneas. México: Universidad de Colima.

13 Greenbaum, Hilary & Rubinstein, Dana, “The Origin of Spray Paint”.